Cuando la moda española tuvo Alma

Cuando la moda española tuvo Alma

Recuerdo haberle hecho una entrevista en el marco de un curso que impartió la Uned sobre Organización de Empresas de Moda. Mis preguntas se orientaron principalmente a dibujar un retrato humano de la mujer a la que conocí cuando apenas era adolescente.

ALMA AGUILAR (Madrid, 1976) se formó en diseño y patronaje en la Escuela Superior de Técnicas Industriales Goymar, nuestra Escuela ubicada entonces en plena Gran Vía de Madrid.

Trabajó después en distintos talleres de diseñadores como Devota & Lomba e iniciando al tiempo una breve etapa como diseñadora free lance durante la cual creó una colección para niños para El Corte Inglés.

En 1998 lanzó su propia firma, ALMA AGUILAR, con un pequeño taller en Madrid. Ese mismo año presentó su primera colección prêt-à-porter, que coloca en seis puntos de venta. Al año siguiente presentó su segunda colección en la Semana Internacional de la Moda de Madrid (SIMM). En 1999 abrió su primera tienda en Madrid en el Callejón de Jorge Juan y un año después empezó a exportar sus colecciones a Arabia Saudí y Ginebra.

Como gran profesional, reinterpretó como pocos la alta costura tradicional de forma serena, natural, exquisita y sutilmente romántica, creando vestidos únicos en los que pone en valor los oficios y las tradiciones a través de su creatividad.

Vestidos donde cada puntada a mano está cargada de amor por lo bien hecho, con las materias más nobles y a la vez más respetuosas con la naturaleza, apostando por el nuevo lujo, el de poseer una prenda única que te acompañe en el tiempo.

Ella misma, en su blog, se define con las siguientes palabras: “Soy Alma, una mujer nacida en Madrid, una fría mañana de 9 de Enero, en 1976. Mis padres, artistas, bastante inmaduros y con serias dudas sobre si ya en ese momento se querían lo suficiente, decidieron que lo mejor para mí sería que me criaran mis abuelos paternos, así fue, y aquí estoy yo. (https://almaaguilar.es/)

Ahora bien, el frenesí y la necesidad de dedicación necesaria para dar respuesta a las necesidades del mercado, conducen a un punto vital en el que es necesaria la calma. En una entrevista en TVE que el periodista Rafael Muñoz tituló: “Alma Aguilar hilvana artesanía, costura y pasión en sus vestidos de novia” ella misma nos indica su actual momento profesional y vital a través de estas palabras:

“Siempre me han dicho que en cierto modo cuando ven mis colecciones me ven en ellas a mí. Si yo lo tuviera que definir con palabras, sería algo así como femenino, natural, refinado y sutilmente romántico. ¡Es complejo elegir las palabras exactas!”, dice tras cerrar una etapa entregada de lleno a firmas tan ‘grandes’ como Intropia y Ecoalf.

Así es Alma, así fue … no os la podéis perder. Para nosotros es un orgullo volver a recordarla con la justicia que se merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *